jueves, 24 de febrero de 2011

video


Si los muertos entierran a los muertos


Adaptación de Poema de Fernando Mejía Mejía

lunes, 21 de febrero de 2011

Y quizás solo quiero escribir…


Y quizás solo quiero escribir…

Escribir todas esas cosas que a nadie se le cuentan, escribir aquellos sueños que se tienen sin cerrar los ojos, o inclusive de esos amores pasados que más que dejar amor dejaron este volcán emocional..

Quisiera escribirle cartas a mis antepasados, pero más aún a los ex de mis futuros ex. Quizás deba escribirle también a Dios, porque yo estoy lista para El, pero está El listo para mí?

Quiero comenzar ese libro que me prometí que haría, continuar el blog que alguna vez inicié, y escribir los arruyos que leerán los hijos de mi hermana a la hora de dormir.

Quizás solo sea cuestión de dejar evidencia en este mundo; y bueno, me gustan tanto las palabras que tal vez esta sea una buena forma. Digo, claramente no me recordarán por mis canciones, y mis amantes llevarán a la tumba el secreto de un buen polvo, pero ya eso es algo que no podría contarlo jugando a las palabras.

Quisiera contar tantas cosas, pero mis dedos parecen ser alérgicos al teclado, y mis manos divorciadas de cualquier artificio que permita dibujar letras.

Tantas ideas, tantas imágenes y recuerdos; pero este bloqueo no parece irse. Llegó hace unos meses, y le gusté tanto que quiere llevar esta relación mayores términos.

Es que inspiración me sobra! Y ni hablar del vocabulario y los medios…

Lo sé, quizás no he vivido tantas vidas como Neruda, pero en una sola hay bastante que contar… Y hay espectadores y oyentes, paparazzis que más que alimentarse de mí quieren conocerme… Entenderme, entender el por qué de mis fantasmas y el brillar de mis sonrisas. Y es que los que tienen que entender son ellos, comprender que a veces no hay por qués, o que a veces los por qués no son tan importantes. O que aunque importen quizás no hay por qué saberlos?

Y me voy bloqueando, se me van cerrando de nuevo las puertas.
Inclsive los ddos me cortn las palabrs.
y m qdo,

viernes, 10 de diciembre de 2010

Sinónimos de la Vagina





Aquí en Venezuela tenemos sinónimos para todo. Así como a los opositores del gobierno se les llama también pitiyanquis, oligarcas, escuálidos, etc, se usan muchísimos sinónimos para la palabra vagina.


Sobre todo las lesbianas solemos llamar a la "Vagina" de formas distintas, pues sabemos que se les denota diferente de acuerdo a la ocasión y a sus características.


 He aquí un desglose de algunas formas de llamarlas.

  • La Totona: Este nombre lo inventaron las mamás cuando alguna vez le dijeron a la niña "Andrea límpiate bien la totona". Ella son las culpables.
  • La Cosita: Se usa esa denotación cuando no hay suficiente confianza y da vergüenza llamarla por cualquier otro nombre. Algo así como que "Mi cosita es pequeña".
  • El Coño: Viene del latícŭnnus. Nadie sabe por qué le dicen de esa forma, pero todos le dicen así.
  • La Concha o Conchita: Se le dice así porque dentro guarda la perla (el clítoris).
  • La Pachocha: este caso es como el de la totona, por culpa de las mamás.
  • La Cuca: Las cucas son unas galletas dulces rellenas de harina de trigo y panela. Se les dice así porque al igual que éstas galletas, pueden comerse y son dulces (bueno, algunas. Detesto como suena "la cuca", por cierto).
  • La Pussy: En inglés significa gatita.... Y bueno, por ahí dicen que las gatitas se comen las pollas. (No es mi caso)
  • La Pepa: Este se utiliza para todo. "Te voy a dar por esa pepa", "Me duele la pepa", "La pepa del culo", etc.
  • La Cuchara: Porque contiene el elixir mágico.
  • La Vulva: Es su nombre médico. También viene del latín, y se refiere a las partes que rodean y constituyen la abertura externa de la vagina. 
  • La Cueva Mágica: Porque es oscura, húmeda, caliente y milagrosa.
  • Cuchi: Porque para algunos es tierna.
  • La Almeja: porque algunos comparan su sabor con el de los frutos marinos como el de las almejas.
  • Vagina: Es el nombre formal utilizado por los médicos y con el cual nos enseñan su anatomía en el colegio.
Aparte de los anteriores, conozco algunos otros sinónimos a los cuáles no les consigo explicación: Cuchufleta, Polola, Chocha/o, Churumena...

Yo personalmente les suelo llamar "Vagg'", y se pronuncia "vayeiyei". Creo que es una forma de llamarlas que suena un poco atrevido, pero sin resultar ofensivo.

En fin, creo que es cuestión de cultura y de creatividad. A algunas persona les gusta ponerles sus nombres personales; lo cual me parece finísimo, porque pienso que cada Vagina tiene su manera de ser y de comportarse...



domingo, 5 de diciembre de 2010

Mexican


Mexican

A veces me pregunto qué se sentirá haber nacido en México.
Tequila, tamales, rancheras, chile, picante, calor…
Frida, La Llorona, los Mayas, los Aztecas, Chespirito, Selena, Guadalupe.
El día de los muertos.
La coca, Tijuana, el sexo.
No sé tú, pero a mí que me enamoren a la mejicana…

jueves, 2 de diciembre de 2010


"Al palpar la cercanía de la muerte, vuelves los ojos a tu interior y no encuentras más que banalidad, porque los vivos, comparados con los muertos, resultamos insoportablemente banales."

-Miguel Delibes-

Cervezas mágicas


Hace unos 2 meses me escapé un día de la vida y me fui a tomar unas Birras con una amiga al Puto Bar.

Ella se iba del país y yo también (normal), así que era basicamente una reunión para despedirnos.
Entre 6 azules resumimos nuestras vidas, nos contamos nuestros planes y terminamos en una tasca de mala muerte en Chacao… Ella tenía unos planes concretos solo a un paso de su ejecución. Yo en cambio, tenía un abanico de posibilidades, unos cuantos saltos en paracaídas sin cuerdita de emergencia y un futuro bastante nublado.

Soy volada, soy salia’, soy arriesgada, quizás hablo mucho y soy un tanto atrevida… Y hoy aprendí que más o menos así debe ser. 

Siempre he sido una persona calculadora y perfeccionista, pero de esto solo puedo prever que a veces unos calculos al “ojo por ciento” son más acertados que las medidas de una receta.

Esas birras marcaron un montón de ilusiones; y lo que en aquella conversación fue contemplar una posibilidad bien alejada de la realidad, hoy es un hecho.

Salud por aquellas azules, por mi futuro y por el tuyo!
(Con la mano izquierda pa’ que se repita).

miércoles, 1 de diciembre de 2010

soy una enferma de los regalos, pero qué puedo hacer si me encanta?

Llegó Diciembre, y confieso  que me encanta la navidad.

Me fascinan las luces de colores, los muñecos de nieve, las bambalinas y cualquier cosa que brille y tenga escarcha. También me divierte "montar el arbolito" y cantar mientras lo hago, aunque siempre termine con alergia o enredada en las luces.
 
Sí, me encanta el consumismo e irme de compras, pero más me gusta recibir regalos.

Pero para ser honesta, lo que más disfruto de todo este tema del consumismo navideño son los empaques de los obsequios. Creo que es indescriptible la sensación que me da al despegar las cintas y los envoltorios de un paquete.

El lazo... Wow! como disfruto de un lazo bien hecho, sobre todo si las cintas caen como bucles a lo largo del papel. Y no dejaré de lado la emoción que me causa el sonido del despegue de la cinta adhesiva o el rasgado del celofán... "si no lo rompes no es regalo".

Lo sé, soy una enferma de los regalos, pero qué puedo hacer si me encanta?

Abrir regalos me resulta todo un guilty pleasure, y esto me recuerda a una historia...

Como siempre me gustó la envoltura, inclusive desde que era muy niña, mi madre creó un departamento para mí cuando yo tenía como 9 años, era el "Departamento de envolver lor regalos". Suena algo tonto, pero es bastante emocionante cuando por primera vez en tu vida te haces cargo de algo y
el trabajo era bastante arduo, no se crean. Sobre todo en época Decembrina y de cumpleaños.

Al principio mi faena era simple, y consistía en ayudar a todos mis familiares a envolver sus regalos (inclusive los que me obsequiaban a mí en algunos casos); pero pronto el trabajo fue incrementado, o me ascendían de nivel, supongo.

Poco a poco empecé a encargarme del reciclaje de bolsas y de lazos, ya que la economía cada vez era más apretada y además me entraron las ideas de salvar al planeta (go green!); y luego, de un momento a otro mi trabajo pasó del simple envoltorio a la "asesoría y diseño de empaques" y "consejería de qué regalar". 

A medida de que fui ascendiendo de nivel, mi mamá me abrió un espacio físico para mis labores en alguna esquina de la casa, pues tanta bolsa ya no cabía en mi cuarto! Y con el paso de los años me empecé a ver secuestrada para "tarde de comprar regalos" (que no eran para mí), e inclusive en un montón de veces me encontré comprando regalos que otras personas le darían a terceros.

Nunca cobré ni una pulla por mis labores, alguna vez me dieron un chocolate por aquello cuando era más chica, pero lo demás se reducía a un "gracias" o "me salvaste de esta". Pero tampo esperé jamás nada a cambio.

Hoy tengo 19, y han pasado 10 años desde que me nombraron administradora del papel de regalo en mi casa, y les juro que aún me llaman para que les ayude, inclusive he hecho asesorías telefónica y a larga distancia.

Algo que es tan simple y tan sencillo de hacer como forrar un regalo a algunos les resulta sumamente complicado. Y yo que lo  disfruto tanto... Supongo que siempre he ayudado a la gente en esto porque realmente lo disfruto; y porque bueno, para algunas cosas aparentemente tengo buen gusto, o mejor que el de los demás.

Esta es una historia tonta, pero real. Es ese tipo de situaciones familiares que quizás nadie entiende, pero que significan mucho en tu vida. Además, trae consigo bastante material imán de hermosos recuerdos de mi infancia, y la satisfacción de que siempre he hecho un trabajo muy humanitario, dar y envolver regalos.

Espero que este año la vida me pague de vuelta y me llene el arbolito con muchos regalos con mi nombre!